Download Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish by Miguel de Cervantes PDF

By Miguel de Cervantes

Una de las piezas destacadas de las Novelas ejemplares: el mejor camino para acercarse a l. a. obra de Cervantes.

Cipión, perro culto y prudente, y Berganza, juguetón y dicharachero, sufren un hechizo y se transforman en humanos. Berganza habla y habla durante toda los angeles noche contándole sus peripecias a su amigo Cipión; quien no deja de recordarle valores como l. a. bondad, el amor y los angeles amistad.

Con un castellano coloquial, fresco y dinámico, El coloquio de los perros sigue mostrando que los distintos tipos humanos, las virtudes y los defectos, apenas han cambiado con el paso de los siglos.

Los lectores han dicho...
«No hace falta comentar nada de una novela ejemplar de Cervantes.»

«Es un libro unique y ameno de leer. A pesar de l. a. época en los angeles que fue escrito, los angeles temática sigue estando de actualidad.»

Show description

Read or Download Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish Edition) PDF

Best classics books

Doctor Faustus : The Life of the German Composer Adrian Leverkuhn As Told by a Friend

"John E. Woods is revising our influence of Thomas Mann, masterpiece through masterpiece. "  --The New Yorker"Doctor Faustus is Mann's private inventive gesture. . . . Finely translated through John E. Woods. " --The New RepublicThomas Mann's final nice novel, first released in 1947 and now newly rendered into English via acclaimed translator John E.

Extra info for Coloquio de los perros The Dialogue of the Dogs (Spanish Edition)

Example text

El escribano, por lo callado, insistía al alguacil que mirase los vestidos de la Colindres, que le daba sospecha que ella debía de tener los cincuenta escuti, por tener de costumbre visitar los escondrijos y faldriqueras de aquellos que con ella se envolvían. Ella decía que 48 el bretón estaba borracho y que debía de mentir en lo del dinero. En efeto, todo era confusión, gritos y juramentos, sin llevar modo de apaciguarse, ni se apaciguaran si al instante no entrara en el aposento el teniente de asistente, que, viniendo a visitar aquella posada, las voces le llevaron adonde era la grita.

Dios te dé lo que deseas, y escucha. «Finalmente, mi buena intención rompió por las malas dádivas de la negra; a la cual, bajando una noche muy escura a su acostumbrado pasatiempo, arremetí sin ladrar, porque no se alborotasen los de casa, y en un instante le hice pedazos toda la camisa y le arranqué un pedazo de muslo: burla que fue bastante a tenerla de veras más de ocho días en la cama, fingiendo para con sus amos no sé qué enfermedad. Sanó, volvió otra noche, y yo volví a la pelea con mi perra, y, sin morderla, la arañé todo el cuerpo como si la hubiera cardado como manta.

Bien hiciste, porque no es regalo, sino tormento, el besar ni dejar besarse de una vieja. -Esto que ahora te quiero contar te lo había de haber dicho al principio de mi cuento, 62 y así escusáramos la admiración que nos causó el vernos con habla. «Porque has de saber que la vieja me dijo: ''Hijo Montiel, vente tras mí y sabrás mi aposento, y procura que esta noche nos veamos a solas en él, que yo dejaré abierta la puerta; y sabe que tengo muchas cosas que decirte de tu vida y para tu provecho''.

Download PDF sample

Rated 4.01 of 5 – based on 7 votes